Dilemas del copyright que hoy traen buenas noticias 1 (por Andrés Oddone)

Posted by cassetteblog | July 8, 2012  |   No Comments

Y sí, este es un tomo 1… por que podríamos decir que esta es la primera vez que hablamos de este gran tema de la lucha en la que están involucradas las empresas / usuarios / gobiernos acerca de los derechos de autor y la supuesta protección que se intenta hacer de ellos, con puras buenas noticias (para los que estamos en contra de esos manejos, obvio).
Vamos a comenzar con un fallo histórico: el Parlamento Europeo ha rechazado la ley ACTA, con 478 votos contra 39. Algo que parecía imposible, cuando ya los interesados en el tema estaban pensado opciones para cuando esa ley ya estuviera vigente, ha ocurrido. Un cambio total de paradigma, al menos en cuanto a lo que se refiere a los países que forman parte de la Unión Europea.
La propuesta de ley ACTA era que las naciones se pusieran de acuerdo para implementar distintas tácticas para controlar el tráfico de Internet de los países de la UE, en lo que se refiere a archivos protegidos con copyright, y algunos elementos físicos. También planteaba dar múltiples herramientas a los gobiernos o empresas para censurar contenido que viole derechos de autor en la Red. El planteo de esta ley consideraba ilegal cualquier manera en la que los usuarios compartieran información protegida por copyright, fuera esta realizada comercialmente o no.
Los detractores de ACTA plantean, principalmente, que esta ley ataca directamente la privacidad de las personas, ya que propone obligar a los proveedores de servicios de Internet a que vigilen los datos que cargan y descargan desde Internet los usuarios.
También alegan que el objetivo real de ACTA (y en general este tipo de leyes) es proteger el modelo vetusto de negocio de las mega empresas discográficas, de cine y más, que no encuentran como lograr los mismos beneficios en el nuevo modelo, que los que conseguían antes de la popularización de Internet. Gigantes dinosaurios que dan manotazos, sin saber que hacer, contra los animales más pequeños y veloces… que finalmente, son los que mejor se están adaptando al nuevo ambiente.
Por otro lado, estas empresas proclaman que son “los que velan por los derechos de los artistas e inventores” de las obras, para que finalmente, como todos sabemos, los autores sean los que menos beneficios perciben. El dinero queda en las estructuras, distribuidoras y demás.
Una muy buena noticia para los defensores de la democracia y la libertad.
De todos modos, no debemos ser inocentes, todavía funcionan muchas leyes en distintos países que tienen los mismos objetivos.
Ya hace algunos días les contamos que la corte en NZ ha declarado inadmisible varios puntos fundamentales del caso Magaupload en ese país, hasta el punto de hacer bramar los simientos mismos de como fue planteado.
Ahora, después del fallo contra ACTA, Kim Schmidt “Dotcom” anuncia que Megaupload volverá con fuerzas renovadas. Así dice el mismo en su cuenta de Twitter: “SOPA está muerta. PIPA está muerta. ACTA está muerta. MEGA volverá. Más grande. Mejor. Más rápido. Gratuito y protegido de los ataques. Evolución!”.
No es que seamos fans de este personaje, pero de una forma u otra estamos de acuerdo con la evolución de la que él habla. Esa evolución es necesaria. Y es dificil que eso ocurra sin magnates como Kim Schmidt involucrados, con intereses opuestos a los otros graaaandes intereses.
Por último, una dirigida de lleno a España. En Alt1040 acaban de publicar un post contando que SGAE (la entidad preocupada por “defender” los derechos de los autores musicales en ese país, que en realidad se encarga muy bien de demonizar las red, plantear que los usuarios son malhechores hasta el punto de compararlos con “terroristas”, más allá de que en realidad se cagan en los autores en un 99% de los casos) ha sido multada con 1,7 millones de euros por prácticas abusivas.
La cuestión es que a SGAE se le iba la mano en lo referido a eventos privados (bodas, bautizos, etc). Según la denuncia, que fue la que culminó en la multa a esta entidad, la SGAE ofrecía descuentos de manera selectiva, y hacia acciones que lindaban lo ridículo, como por ejemplo infiltrar inspectores en bodas a las que no habían sido invitados.

Post relacionados