Dick Verdult abre su baúl (volumen 12)

Posted by cassetteblog | May 31, 2012  |   No Comments

Continuamos en el diálogo con Dick Verdult, artista holandés que a lo largo de su historia poético / visual ha recorrido caminos diversos, a veces difíciles de conciliar, hasta contrapuestos, en la búsqueda de un decir propio que hoy se escucha entero, y aún así conservando frescura, humor y golpe sorpresa.
En la serie de entrevistas que vamos compartiendo con este multifacético ser, también conocido como Dick el Demasiado, los temas desatan tormentas de significados que superan la plática en si, para volverse pequeños actos de encuentro inusual.
Aquí seguimos hablando sobre una de sus imágenes… o no.
DickVerdult_dibujospasajero
Cassette: ¿La pelea como deporte? ¿O este es el reflejo del encuentro cuerpo a cuerpo en la lucha cotidiana?
Dick Verdult: Este dibujo es uno de los centenares que forma parte de mi serie que ando llamando “dibujos pasajeros”, y que, cuidadito, siempre, sin falta, los dibujo en el avión. Es decir, con un pasajero al lado que esté haciendo esfuerzos para no verlo, o mirar. Imagina lo que le pasa mientras que le invitan a comer su pollo-de-avión.
Este dibujo aquí es el encuentro del dolor. Uno se baja del auto respeto y se hace trash para sobrevivir, y se enfrenta con otro, que a su vez también se degradó o dejo degradar. Y ese, por manejo exterior, llega a ser el enemigo. Ni siquiera se te ofrece un otro enemigo con más nivel: se te enfrenta solo el que te quiere sacar el pan con la misma caricatura que tenes vos, de desprecio. Con participación de ambos, uno se hace parte de una red, que al ver bien esta llena de sardinas resistiéndose nomás afuera del agua.
Lo mas remarcable para mi son las tetas y el tatuaje de hija de puta. Eso es más pelea que los guantes.
Cassette: El arte del boxeador ¿está en encontrar la gracia de los movimientos, la danza? ¿Esta en quien pega más fuerte, en quien hiere? ¿O está en quien gana?
Dick Verdult: Lamentablemente, el arte del boxeador esta en cumplir. ¡cumplir! ¡cumplir! ¡cumplir! La toallita del consuelo, te lo abanican los servidores y extraedores de jugo durante los “breaks”, cuando suena la campanita. Pero carajo, cumplir, cumplir. ¡Pégale más!
Lo único que me gusta del box es la cámara lenta, y el color rojo de los guantes.
Cassette: ¿Por que vale la pena pelear? ¿Hay lugares ideales que vale la pena defender? ¿Todavía vale la pena defender lugares? Y por defenderlos, por creer en ellos ¿el golpe se vuelve válido?
Dick Verdult: Bueno, si, me encanta pelearme por causas buenas. Y si duermo, que me despierten.
El que no pelea, y ojo, únicamente en su manera, se lava con el jabón de la vergüenza. Te haces el filósofo y a la hora de enfrentarte con la pregunta de tus hijos de “¿que hiciste cuando se venia esto?”, tenés que sacarles el “muy poco”. Lamentablemente, el idealismo no te paga, pero el cagar a otros si. Entonces, por el momento el aguante es más fuerte para el cagador. Tarde o temprano viene la madre para decirle al guerrero, necesitamos pan y techo, ocúpate de eso.
Por eso, que lo tengamos todos en cuenta, esta vuelta que le hice a la frase tan cantada: el pueblo vencido jamás será unido.
Las veces que se logra una lucha se olvida o se toma el logro como por normal. Fíjate que hoy en día tomamos por normal que los negros tengan los mismos derechos que los blancos en los estados unidos. Cosa que se tuvo que pelear y por el cual murieron gente por balas y nudos de soga. La canción de Billie Holiday “Strange Fruit hanging from the poplar trees” no se refiere a cerezas.
Hay cosas muy concretas por las que se debería pelear, como por…. “el silencio”. ¿Cómo protegernos contra la perdida del silencio? Los ricos para eso se inventaron el golf y lo llaman deporte.
A mi me parece que defender las orillas de los ríos y de los lagos contra la posesión no esta nada mal. Mira, ya, lingüísticamente se gana, porque un lago sin orilla no es un lago. Entonces, los lagos apropiados hay que negarles el derecho al mapa. Cómo señoras que “viven en una mansión preciosa a la orilla de un lago”. ¿Al borde de un campo inundado desde siglos, querrán decir?

Post relacionados