El IDM ha vuelto disfrazado de post dubstep (por Andrés Oddone)

Posted by cassetteblog | January 26, 2012  |   No Comments

Los astros se han alineado para hacer reaparecer como parte fundamental de nuevos estilos al IDM, un marco que resultó de lo más ecléctico, sorprendente y fructífero en los 90´as, del cual nacieron muchos de los elementos que hoy se utilizan en las nuevas mutaciones de la música de baile “diferente”. Hablo de sonoridades, distintas maneras de sintetis, softwares y formas compositivas.
De Aphex Twin a Apparat, de Aoki Takamasa a Kettel, de Squarepusher a Telefon Tel Aviv… ese espacio de experimentación musical marcó al mundo de mil maneras.
El dubstep nació pensado 100% para la pista de baile, como hermano menor del drum and bass, para funcionar en los espacios “lado b”, o para comenzar los sets de ese estilo. Pero con el tiempo fue tomando fuerza, hasta ser un eje importante de la música electrónica de baile en Uk y el mundo, amplificando sus ramas y búsquedas. Algunas de esas tangentes optaron 100% por la escucha hogareña concentrada y la experimentación lo sonoro, acercándose bastante (sin querer) a lo que proponían en los 90´as (en cuanto a intención, no hablo de composición) sellos como Mille Plateaux y Warp.
También, estos últimos años, anexaron más elementos, algunos también del pasado, como el synth 80toso, el 2step, el garage house, el r&b, los ritmos africanos, el ambient…. la cosa se amplió y mezcló hasta lo impensable, en la obra de artistas que asentaron precedentes para mucho de lo que podemos escuchar hoy, como Burial y Mount Kimbie.
De esa gran mezcla, hoy surgen distintos proyectos que llevan hasta el extremo las rítmicas que se volvieron habituales en el new bass music, como post dubstep, future garage, future step, grime, future hip hop, glitch hop, y más. Todo esto, bajo la lupa de una gran experimentación. Y en esa experimentación, en ese buscar texturas e imágenes musicales especiales, han llegado a algo que tiene fuertes conexiones con el IDM.
Todo es un gran circulo, y uno lo único que podemos decidir es en que momento entrar y salir del carrusel.
Les cuento sobre algunos proyectos, todavía bastante desconocidos, que ilustran esto que les digo.
Voy a empezar por hacerles escuchar algo del sello australiano Enig’matik Records y dos de sus artistas: Woulg y Whitebear. Como se imaginarán, es una plataforma que apuesta a la música misteriosa, con gran lúdica sci-fi y un pié puesto siempre en la abstracción.
“Hinchliffe Shuffle” de Woulg y “Inanimate Incarnate” de Whitebear son buenos discos para ejemplificar todo estos que les estoy contando. Puro viaje en medio del océano espacial.
Ahora les voy a compartir un disco del sello Inglés Free Form Records. Se trata de “Projectionss EP”, de Kwala. En este, los ritmos son solo una buena excusa, que soporta arriba todo el peso de las melodías de ensueño, entre espacios acuáticos y micro samples de voces que inducen hacia lo femenino, que acarician la escucha. ¡Un disco perfecto para domingos!
El pequeño sello de Seatle Courtship Records hace poco ha editado el disco “Halves” de Stavrogin, el cual está alineado al trabajo de otros grandes de hoy, como por ejemplo James Blake. Lo que hace es future garage a full, pero con algunos giros que lo acercan de a momentos al jazz (no de manera obvia) y otros sin más a lo IDM, con melodías a lo Boards of Canada. Una belleza.
“Free EP” de Memotone fue publicado como regalo por Boilerroom.tv. Future step a pleno, con sonidos amaderados (crujientes), breacks de todo tipo, estados volátiles y bajos poderosos. Como lo que lograrían si se reunieran a hacer música juntos Four Tet (pero en su etapa post rock, no la housera), Hudson Mohawke y Autechre.
Por el mismo lado va también lo de Subp Yao, artista de los Países Bajos que forma parte del catalogo del fantástico sello alemán Saturate Records, espacio que se ha vuelto fundamental al momento de hablar de estas nuevas experimentaciones de música electrónica. El año pasado han tenido una seguidilla de ediciones tan buenas que si las ven por allí no las pueden dejar escapar.
Y para cerrar con un toque nostálgico, aquí les van dos remixes de Owsey, uno a “Shelter” de Birdy, y otro a “The Writer” de Ellie Goulding. Preciosos tracks que entran la mano en el pecho para estrujarte el corazón.

Post relacionados