La Isla de basura en el Pacífico (Por Iohanna Küppers)

Posted by cassetteblog | November 22, 2011  |   No Comments

Al salir a la calle, vemos basura en todos lados. De alguna manera estamos habituados a este mal de tirar lo que ya no “necesitamos” en donde sea, sin siquiera pensar hacia dónde irá a parar, o del daño que ésta podría generar.
En el Océano Pacífico Norte (específicamente un área que va desde Hawai hasta Japón) está el vertedero de residuos más grande del mundo. Allí van a parar millones de toneladas de plásticos de todo el mundo, formando una gran isla (cuyo tamaño es 700 mil km2. Dos veces la superficie continental de estados Unidos!) la cual está alterando nocivamente el ecosistema natural de allí.
Esta gran masa plástica, descubierta por el Oceanógrafo Charles Moore (EE.UU.) está concentrada en el lugar mencionado, y se mantiene girando en círculo a causa de las corrientes submarinas. En realidad no se trata de una superficie sólida, ya que con el paso del tiempo, los polímeros que conforman las distintas clases de plástico que se concentran allí, se van desintegrando.
Esta enorme cantidad de desechos proviene de distintos lados. Un 80% de las costas de EE.UU. y de Japón, otro poco llega desde plataformas petrolíferas o buques.
Según el Programa de las Naciones Unidas, este basural está causando la muerte de muchísimos animales (más de 1.000.000 de aves marinas al año y más de 100.000 mamíferos marinos!). Cuentan que se han encontrado jeringas, encendedores, cepillos de dientes y quién sabe que otra cantidad de objetos plásticos en el interior del estómago de las aves muertas.
Lo cierto es que desde el año 1988, estudiosos de las corrientes marinas ya predijeron este problema. Estas corrientes, van recolectando distintos desechos de las costas por donde pasan, acumulándolos en su centro, donde el agua está estable. Así, esta gran mancha se formó y continúa creciendo a una velocidad aterradora.
Según el Dr. Eriksen, esto también representa un riesgo para la salud humana, ya que estas diminutas bolitas de plástico actúan como esponjas químicas, atrayendo sustancias químicas como hidrocarburos o pesticidas. Luego, entran en el organismo de animales como peces, los que ¡más tarde llegan a nuestra mesa!
Realmente tenemos que medir el consumo de plástico, reciclar todo lo que se pueda, llevar a centros de reutilización lo que no volvamos a utilizar, y pensar que lo que desechamos, no desaparece…queda en alguna parte del planeta contaminándolo.

Post relacionados